Jubilación: Los cinco productos más atractivos de ahorro de cara a jubilarnos.

BV Asesores: 5 productos financieros ahorro jubilación.

UNA JUBILACIÓN TRANQUILA

La jubilación es siempre un asunto candente y no solo cuando nos vemos cerca de ella, hay que prever con antelación. En esta ocasión os hablamos de los cinco productos más atractivos para vuestro ahorro de cara a la jubilación. Los pros y contras de cada uno y su comparativa. Porque pasan los años y es bueno asegurar una jubilación tranquila.

PLANES DE PENSIONES

Los planes de pensiones son uno de los productos más atractivos para ahorrar de cara a la jubilación. Se trata de un ahorro a largo plazo que complemente, bien en forma de capital o de rentas periódicas, la pensión pública. 

Las aportaciones anuales a planes de pensiones reducen la base imponible del IRPF, de tal forma que las aportaciones que se realicen reducirán la factura fiscal. Podrás aportar hasta 8.000 euros anuales y desgravar como máximo la menor de las siguientes cantidades:

  • 8.000 euros.
  • El 30% de los rendimientos netos de trabajo y actividades económicas.

Además, si tu cónyuge no obtiene rentas o las obtiene en cuantía anual inferior a 8.000 euros, podrás adicionalmente aportar en su favor un máximo de 2.500 euros que también serán desgravables en IRPF.

Los planes de pensiones son muy recomendables para todos aquellos que estimen que sus ingresos, una vez que se retiren, serán inferiores a los que tenían cuando estaban en activo. Hay que tener en cuenta que el dinero no se puede tocar hasta que pasan 10 años, salvo en algunos supuestos excepcionales como desempleo de larga duración, enfermedades graves, casos de dependencia severa, fallecimiento…

FONDOS DE INVERSIÓN

La gran ventaja de este producto es que se puede vender en cualquier momento y a los dos días se recibe el dinero. Por lo tanto, son flexibles y se adaptan a cualquier tipo de estrategia.

La inversión tiene como principal objetivo hacer crecer nuestros ahorros. Los fondos de inversión tributan en la base imponible del ahorro. El tipo marginal por los rendimientos de trabajo no se alteran. 

Los fondos de inversión hacen las veces de un plan de pensiones y con grandes ventajas como algunas de las comentadas.

PLANES INDIVIDUALES DE AHORRO SISTEMÁTICO (PIAS)

Su objetivo es acumular durante un cierto tiempo una cantidad de capital suficiente para, al vencimiento, normalmente, la jubilación, tener una renta vitalicia con la que se pueda completar los ingresos.

En los PIAS se solicita una prima única inicial, cuyo importe puede variar de 60 a 3.000€; después de la primera aportación se permiten realizar aportaciones posteriores que pueden ser mensuales, trimestrales, semestrales... Estas aportaciones tienen una limitación de 8.000 euros al año y hasta un tope de primas pagadas a lo largo del producto hasta llegar a los 240.000 euros. Si se realiza un rescate total o parcial del PIAS antes de que haya pasado los 5 años desde la primera aportación, se pagarán impuestos por los intereses percibidos. 

Por lo tanto, en el PIAS el beneficio fiscal es muy atractivo, pero se exige que se cobre siempre en forma de renta vitalicia. Las rentabilidades generadas están exentas. Si se recupera demasiado pronto, ese beneficio deja de ser tan claro.

PLANES DE PREVISIÓN ASEGURADOS (PPA)

Tiene características muy similares a los planes de pensiones, pero en formato asegurador. Al estar asegurado el capital, los rendimientos que ofrecen son bajos.

La principal diferencia con los planes de pensiones es que los planes de pensiones están instrumentalizados en fondos de pensiones, mientras que los planes de previsión asegurados se integran en una póliza de seguros.

SEGUROS INDIVIDUALES DE AHORRO A LARGO PLAZO (SIALP)

Está especialmente indicado para los ahorradores de perfil conservador que buscan una alta rentabilidad.

Las aportaciones máximas a este producto de ahorro son de 5.000€ al año. Este capital se irá revalorizando de acuerdo con el interés que se haya pactado con la aseguradora y, cuando hayan transcurrido al menos 5 años, el titular podrá rescatar la totalidad del dinero ahorrado más los intereses. 

El cliente puede rescatar su dinero cuando quiera, incluso aunque no hayan transcurrido ese plazo de 5 años, pero entonces perderá las exenciones fiscales a que tendría derecho si no recuperase su dinero.

Los SIALP son un buen producto para ahorrar a largo plazo, conseguir una buena rentabilidad a un riesgo muy bajo y aprovechar las ventajas fiscales que la ley prevé para ellos, siempre que no se necesite el dinero y para quien no quiera correr riesgo en sus inversiones.

Si tienes dudas y prefieres consultar con profesionales que te asesores al respecto, sabes que puedes contar con BV Asesores como tu asesoría fiscal de referencia en A Coruña. Contáctanos.