Lun a Jue: 9:00-14:00 y 16:00-18:00; Vie: 9:00-14:00

comunidad de propietarios

Claves para mejorar el contrato de luz de la comunidad de propietarios

 

Selectra

 

Los edificios son altos consumidores de electricidad debido al alto número de vecinos que hacer uso de su suministro eléctrico a lo largo del día.

A esto hay que añadir que los aparatos eléctricos utilizados en estos bloques de viviendas van desde los ascensores, hasta las puertas automatizadas de los aparcamientos subterráneos.

Por estas razones, es vital actualizar la tarifa de luz contratada en la comunidad cada cierto tiempo, pues puede suponer un gran ahorro en las facturas a final de mes.

A continuación te indicamos las claves para ello.

Mejorar la tarifa de luz en una comunidad de propietarios

La elección de las contrataciones, ya sea de luz o de otros suministros, suele estar a cargo del presidente de la comunidad o del administrador de fincas que lleve las cuentas. Estos se encargan de revisar cada año que los vecinos se beneficien de la tarifa que mejores condiciones ofrece.

Es importante destacar que la tarifa de luz más barata o la mejor tarifa de luz puede variar de una comunidad a otra en función de los consumos y las particularidades de cada suministro:

  • Un edificio que realiza el mayor consumo de luz en horarios diurnos, le compensará tener una tarifa de precio fijo, que son aquellas con el término punta más económico. Su principal característica es que mantienen el mismo precio del kWh durante todo el día.
  • Un edificio que haga más gasto por las noches, por ejemplo, por la iluminación, le interesará una tarifa con tramos horarios de luz, que son las que tienen el término valle más barato. En este caso existen dos opciones, la tarifa PVPC, dónde será necesario comprobar cada día a qué hora es más barata la luz hoy, o bien, una tarifa libre con discriminación horaria. En ambos casos, el precio del consumo varía en tres tramos (punta, llano y valle), siendo las horas más económicas de 00 a 8 h, los fines de semana y festivos

En cualquier caso, dejarse ayudar por un asesor energético facilita la tarea de localizar la mejor opción para cada comunidad de propietarios, pues no solo hay que tener en cuenta el precio de la luz, sino también otras condiciones de contratación como las permanencias, la duración de los descuentos y los servicios de mantenimiento adicionales.

Potencia eléctrica contratada en una comunidad de propietarios

La potencia eléctrica contratada representa en kW la cantidad de aparatos eléctricos que pueden funcionar a la vez en un edificio sin que se produzcan cortes de luz en las zonas comunes. Por lo general, dicha potencia suele ser superior a la que se necesita, incrementando el término fijo que pagamos en cada periodo de facturación.

Si este es el caso, es recomendable calcular la potencia contratada para evitar dicho gasto innecesario. Podemos solicitar un informe a nuestra propia compañía de luz, comprobarlo a través de la plataforma online de la distribuidora o hacer uso de las múltiples calculadoras disponibles online.

Por ejemplo, en una pequeña comunidad de vecinos con ascensor pueden ser suficientes unos 13 kW, para los que sería necesaria una tarifa de electricidad 2.0 TD. Sin embargo, no sería conveniente para una gran comunidad con varios ascensores, que necesitará de 20 a 25 kW por bloque y pasaría a ser una tarifa 3.0 TD de electricidad.

También puede ser que el edificio cuente con un maxímetro que indique la potencia necesaria y permita superar la contratada si en algún momento el suministro lo requiere. En esta última situación, supondría un sobrecoste puntual en la factura, pero no se produciría un corte de luz.

Mejores tarifas de luz para comunidades de propietarios 2024

Tarifas de luz más baratas con precio fijo

Tabla 1

Tarifa de luz más barata con discriminación horaria

Tabla 2

Fuente Selectra

Almacenar en garajes

¿Se pueden almacenar muebles u otros objetos en la plaza de garaje?

Normativa sobre garajes

Las normativas de los garajes varían según su ubicación. La mayoría de las comunidades tienen normas específicas para garantizar la seguridad y el orden en áreas compartidas, como los garajes. Algunas comunidades permiten almacenar muebles en los garajes, siempre y cuando no interfiera con el acceso o la seguridad del área.

Antes de almacenar en la plaza de garaje se deben revisar las regulaciones locales para cumplir con las reglas establecidas y si se permite el almacenamiento, organiza tus enseres de manera que no obstaculicen las áreas comunes o representen un riesgo.

Y ten muy en cuenta que las compañías de seguros, si hay un incendio, pueden negarse a pagar el seguro si hay elementos que no pertenecen al garaje, como los muebles.

¿Qué debo tener en cuenta para poner muebles u otros objetos en la plaza de garaje?

En general, algunos puntos comunes que podrían afectar la posibilidad de almacenar objetos en una plaza de garaje son:

  1. Reglamentos del edificio o condominio: Las normas internas del edificio o de la asociación de propietarios pueden establecer restricciones específicas sobre le uso de las plazas de garaje.
  2. Normativas de seguridad: Puede haber normas de seguridad que prohíban el almacenamiento de ciertos materiales inflamables, peligrosos o que puedan representar un riesgo.
  3. Accesos de emergencia: Posiblemente, se requiera mantener un acceso despejado en todo momento para situaciones de emergencia.
  4. Zonificación y regulaciones municipales: Las leyes locales o regulaciones de zonificación pueden afectar al uso de las plazas de garaje.

Entender las normativas de garaje es esencial para garantizar la convivencia y la seguridad en la comunidad. Las normas se diseñan para el beneficio común de los propietarios y su cumplimiento contribuirá a mantener un ambiente armonioso.

Ante cualquier duda, revisa las normativas locales y, si es necesario, consulta con las autoridades locales o profesionales legarles para obtener información específica sobre las reglas que se aplican a las plazas de garaje en tu área.

organizar una junta de propietarios

¿Cómo se organiza una junta de propietarios? Recomendaciones

Organizar la junta de propietarios

El acontecimiento central de la vida de una Comunidad es la celebración de la junta de propietarios, en la que se analiza la marcha del edificio, su estado económico, y la toma de decisiones que afectan a todos los componentes de la Comunidad.

La junta de propietarios también puede ser conocida como asamblea de copropietarios, reunión de condominio o simplemente, reunión de vecinos, es un proceso importante para la toma de decisiones en una comunidad de propietarios.

La preparación, desarrollo y elaboración de una Junta, conlleva una gran responsabilidad, que recae habitualmente en el Administrador de Fincas colegiado, que suele ser quien ejerce, por sus conocimientos técnicos, el cargo de secretario de la Junta.

En la preparación de la junta de propietarios, lo primero es definir qué temas se tratarán y elaborar un orden del día claro, todo ello redactado dentro de una hoja de citación, que se enviará al domicilio designado por cada propietario para ser notificado, y en la que se indicará la hora y lugar donde se desarrollará la junta de propietarios.

Al comenzar la junta se controlará la asistencia para evitar posteriores quejas o errores. Los temas que tratar y votar solo serán aquellos que estén dentro del orden del día, si se proponen nuevos temas, estos se podrán comentar en ruegos y preguntas, pero en ningún caso se podrán adoptar acuerdos sobre ellos.

Las deliberaciones e intervenciones de los asistentes se exigirán que sean ordenadas, respetuosas y nunca ofensivas, manteniendo la educación y la convivencia entre los propietarios. El momento más importante en el desarrollo de la junta de propietarios, será el de las votaciones, y para que estas sean validas y según la Ley de Propiedad Horizontal, tienen que ser siempre obligatoriamente públicas. 

Al terminar la junta se cierra el proceso con la elaboración del acta y su remisión a todos los propietarios. Se ha de redactar de forma clara y concisa de los acuerdos adoptados.

Posibles pasos que seguir en la organización de la junta de propietarios

  1. Convocatoria: Notificar con suficiente antelación la fecha, hora y lugar de la junta. Se puede comunicar en áreas comunes, WhatsApp, correos electrónicos… o a través de cualquier medio que utilice habitualmente la comunidad.
  2. Orden del día: Se comunicarán los temas a tratar, ordenadamente, en la junta de propietarios.
  3. Documentación: Es importante que los vecinos dispongan de cualquier documentación relevante antes de la junta para que tengan tiempo de revisarla previamente, como informes financieros, propuestas de proyectos o cambios en reglamentos.
  4. Quórum: Se le llama así al número de propietarios necesarios para que la reunión sea oficial y las decisiones sean vinculantes.
  5. Registro de asistencia.
  6. Desarrollo de la reunión: Se sigue el orden del día, paso a paso. El presidente cede la palabra a los propietarios para que expresen sus opiniones o realicen preguntas.
  7. Votación: Cuando sea necesario y siguiendo los procedimientos establecidos en los estatutos.
  8. Tomar notas: Documentar los temas discutidos, las decisiones tomadas y cualquier acción acordada.
  9. Elaborar el acta de la reunión y distribuir a los vecinos para mantener a todos informados, asistieran o no.
conflictos en las comunidades de vecinos

¿Cómo resolver conflictos en las comunidades de vecinos? Reglas clave

Los conflictos en las comunidades de vecinos

Resolver conflictos en las comunidades de vecinos es necesario por el bienestar propio y por la salud general de la comunidad.

Los conflictos en las comunidades de vecinos hay que abordarlos de manera proactiva y promover un ambiente donde la comunicación sea abierta y respetuosa. La paciencia y la colaboración son fundamentales para una convivencia armoniosa y requiere esfuerzos constantes por parte de todos los miembros de la comunidad.

Se debe promover la comunicación abierta en donde los vecinos se sientan cómodos y puedan expresar sus preocupaciones. La organización de reuniones regulares ayuda a comprender las inquietudes de los vecinos y las propuestas para solucionar los conflictos que pudiera haber.

En caso de conflictos severos se podría utilizar un mediador neutral que facilite la comunicación y que ayude a encontrar soluciones de manera imparcial y constructiva.

Deben existir normas y reglas claras de convivencia y en caso de desacuerdos se ajustan de manera consensuada.

Las soluciones en los conflictos en las comunidades de vecinos deben ser prácticas y realistas, en muchas ocasiones, pequeñas modificaciones pueden tener un impacto significativo.

Y siempre documenta los problemas y las soluciones acordadas porque puede ser útil en caso de que el conflicto persista o resurja en el futuro.

Los vecinos tienen que crear un ambiente en el que se sientan cómodos y seguros en sus hogares y participar en una convivencia armoniosa. Si los conflictos en las comunidades de vecinos no se resuelven pueden afectar al bienestar emocional y psicológico de los residentes.

En situaciones de conflicto severas y prolongadas el valor de la propiedad también se ve afectado negativamente porque la estabilidad y armonía son factores muy tenidos en cuenta por los posibles compradores.

Image